Vas en tu jaca campera -en la tuya- y el soplo del amanecer te pega en la cara frío, como el invierno en el que te encuentras.