Sucede bastante a menudo y es una de las lacras de la montería, es la mala práctica de cortar la caza. No es exclusiva de la montería ya que también encontramos esta acción en caza menor en puesto.