Tiempo de lectura: 4 minutos Fue un segundo para saber que era el momento que llevábamos esperando. Uno quizá sea mucho, más bien el pálpito del pecho, la intuición. Sus maneras y las mías. Sin vernos nunca, sabíamos que el destino nos había preparado una cita con la muerte. A los dos. Pero la dama de negro llevaba sólo sitio para un candidato en su grupera. Y Talibán sabía que no era nuestro día y un servidor ya ha desollado más de una zorra del mismo pelo.