La recia vara de avellano, que hace tiempo le regalara un curtido vaquero montañés, se hunde en la tierra blanda de la ladera, aun impregnada por el rocío que la bañó de madrugada. Huele a hierba fresca y a ganado. Olores que le reportan a una niñez que abandonó sin...