No pienso perderme ni una fiesta ni un insulto. No pienso perdonar un beso, un abrazo o una sonrisa. No pienso guardarme un pensamiento, una opinión o una crítica. No pienso dejar de decir que sí, de decir que no o de decir te quiero. No pienso darte una sola...