Tiempo de lectura: 3 minutos Estoy agotado, no puedo con las espuelas. Además, ahora que nadie me oye, he de reconocer que a mí esto no me gusta. Tiempo atrás sí, por el nervio, la afición, los deseos impetuosos de cruzarme en cada cortadero con un afilado verraco.