Tiempo de lectura: 2 minutos

® LXC | LOCOS POR LA CAZA

nuestro Blog
ULTIMO POSTIR A LAS CATEGORIAS

El Cautiverio

Tiempo de lectura: 3 minutos

Tiempo de lectura: 3 minutos Estoy agotado, no puedo con las espuelas. Además, ahora que nadie me oye, he de reconocer que a mí esto no me gusta. Tiempo atrás sí, por el nervio, la afición, los deseos impetuosos de cruzarme en cada cortadero con un afilado verraco.

Una gorra bien hecha

Tiempo de lectura: 2 minutos

Tiempo de lectura: 2 minutos Una gorra pensada y fabricada para el cazador, por un cazador.

EL COJO DEL BARRANCO DEL LOBO

Tiempo de lectura: 4 minutos

Tiempo de lectura: 4 minutos Fue un segundo para saber que era el momento que llevábamos esperando. Uno quizá sea mucho, más bien el pálpito del pecho, la intuición. Sus maneras y las mías. Sin vernos nunca, sabíamos que el destino nos había preparado una cita con la muerte. A los dos. Pero la dama de negro llevaba sólo sitio para un candidato en su grupera. Y Talibán sabía que no era nuestro día y un servidor ya ha desollado más de una zorra del mismo pelo.

La eterna madrugada

El Vaquero Siempre me gustó madrugar. El café con la compañía de la lumbre. Hace frío afuera mientras el gélido rocío aguarda las primeras luces de la aurora. Madrugar da paz y ganas de comenzar de nuevo. La madrugada siempre tiene un instante de tranquilidad, aunque...

El Guindi

Tiempo de lectura: 3 minutos

Tiempo de lectura: 3 minutos Ahí va el tío. Diego, nacido en Alicante hace treinta y nueve rutas del bakalao, conductor de ambulancias desde los 21, consumidor de cannabis desde los 6. Cinco palmos y medio de talla y unos sesenta kilos de nervio

Para no olvidar que algún día podemos olvidar

Tiempo de lectura: 2 minutos

Tiempo de lectura: 2 minutos No sé qué hago aquí, lejos del terruño y del rastrojo ahora que el campo comienza a vivir tras la hibernación del estío. Olvidé mi ruta y mi destino. Pero Talibán me lleva a la tumba del Rey Pelayo. Olvidé las espuelas y pasé por alto el capote. Pero ese olvido da igual, porque marcho a buen tranco y el sol brilla sobre aquellos lares.

Share This