Amanecer

Cuando subes a un puntal a que te abrigue el amanecer y, pese al frío, agradeces que te tiemblen las manos. Cuando te sientas sobre la peña de siempre y como siempre te agrada palpar con la punta de los dedos el musgo esponjoso y eterno que desde que el mundo es mundo...