El otro día era testigo de una polémica en torno a la narración de una persona notoria en el ámbito de las RRSS próximas a la caza.  Que los cazadores estamos medio sordos casi todos y que algunos exageramos un poco, y el resto exageramos una barbaridad, es absolutamente cierto.  Dicho esto…

Sin querer parafrasear exactamente, el lance se describía de la siguiente manera: un venado corría cuesta abajo perseguido por los perros, a unos 200 metros de distancia, y la cazadora adelantaba el disparo un metro y medio y hacia blaco con un 308.

La polémica giraba en torno al adelanto, a la dificultad del disparo, a la potencia del 308 Winchester… 

Vaya por delante que un 308 Winchester con una punta de peso medio es mas que suficiente para parar y abatir un venado con disparo certero. 

Ahora analicemos el adelanto necesario y comparémoslo con los datos del lance.  Un venado tiene una velocidad máxima en torno a los 55 kilómetros por hora.  Tomemos como válida esta velocidad y pensemos que en 1 segundo recorrerá unos 13,9 metros.  Un proyectil de caza del 308W tiene una velocidad de salida de cañón de unos 790 metros por segundo.  Esa velocidad es descendente en función de la distancia, pero para simplificar el cálculo, pensemos que mantiene esa velocidad en la distancia del lance.

La cazadora situaba el animal a unos 200 metros, bien, tomemos esta distancia como base de cálculo.  La bala tardaría unos 0,26 segundos en recorrer esos 200 metros (realmente tardaría unos 0,3 por la pérdida de velocidad, pero usemos los 0,26 para seguir con el ejemplo).  

El venado a velocidad máxima recorre 3,64 metros en esa distancia.    Es decir, este debería ser el adelanto necesario para impactar en el punto que estemos queriendo impactar.

Un venado medirá 1,3 metros desde el cuello hasta el rabo aproximadamente.  SI pensamos que esta cazadora, adelantó el disparo 1 metro y medio por delante del animal y a este metro y medio le sumamos el 1,3 metros, nos da 2,80 metros, lo que implica que el disparo o bien se fue justo detrás del animal o lo impactó en los jamones.

 

 

¿Es creíble que abatiese el animal?  Totalmente.  Sobre todo, porque probablemente el animal no iba a los 55 kilómetros hora, y en lugar de recorrer 3,64 metros en el tiempo de vuelo de la bala, seguramente recorrió unos 2 metros y algo.  Si encima la distancia era levemente inferior, pues el tiempo de vuelo de la bala y la distancia recorrida por el ciervo son menores y ese disparo a los jamones probablemente se fue a las costillas o incluso al codillo.

Un lance complicado sin duda y, de acuerdo con los datos, perfectamente posible.  Enhorabuena!

Share This