Hace unos días se levantaba una fuerte polémica de un cazador que había adquirido un visor de una reputadisima marca en una armería de su ciudad y al haberle dado problemas, el cazador había acudido a la armería para resolverlo.  Leo que desde le armería, le dijeron que la remitían a la casa para su reparación.  Al parecer, han pasado varios meses sin noticias y el cazador, cabreado como una mona, con toda la razón del mundo, ha contactado al distribuidor exclusivo de la firma en España y a la propia marca. 

Cual ha sido su sorpresa al descubrir que el visor comprado en armería no había sido distribuido ni importado por el canal oficial y ellos desconocían la historia de este visor.  La pesadilla se agrava al descubrir que puede tratarse de un visor “reacondicionado” por algún “armero” no nacional.  Desconozco la resolución de la situación mas allá de que el distribuidor, en contacto con el fabricante, no han encontrado evidencia de que ese visor se haya remitido a la marca oficial.

Pues bien, esto es algo que pasa cuando compramos fuera de nuestros armeros de confianza o compramos “online” en sitios donde vemos precios 30-40% mas baratos.  En ocasiones se trata de paquetes de productos comprados a las marcas para otros mercados internacionales y por tanto, si algo va mal, el canal de distribución no nos resolverá el problema o lo que es peor, a veces se trata de productos que en realidad han sido usados y reacondicionados y se venden por nuevos.

No...
Que conste que no trabajo para ninguna una armería.  Tengo buena relación con varios armeros, lo mismo que la tengo con otros cazadores, tiradores etc…
Un visor es un elemento de precisión y que no suele ser barato.  A veces, las cosas se rompen o no funcionan correctamente, y es por eso que la mayoría de los fabricantes dan garantías muy extensas, pero esas garantías van asociadas a la compra por los canales oficiales. 

Hace unos meses le pasó a un conocido con unos cascos Howard Leigh, que los compró en amazon por la mitad de lo que le pedían en la armería.  Empezaron a dar problemas porque se acoplaban y al contactar con amazon la única opción era devolverlos, pero al haber pasado unos meses, no le garantizaban el reintegro total del gasto.  En ningún caso, le daban opción a repararlos bajo garantía o sustituirlos por otra unidad nueva.

Lo de que el “rácano” va a la tienda dos veces, en estos casos puede ser muy cierto. 

Si hacemos un paralelismo con un coche: imagina que te compras un vehículo un 30% mas barato que en el concesionario oficial, pero al fallar algo, descubres que no tienes garantía y que a lo mejor el coche no era nuevo…

En fin, cuidado con los “piratas” y los “ofertones”… nuestros armeros de confianza siempre nos muestran las garantías y nos demuestran que el visor ha seguido los cauces correctos de distribución.

Share This